Tratamiento de linfedemas tras cáncer de mama

Nuevos estudios relacionados con el tratamiento de linfedemas tras cáncer de mama, señalan que una de las formas de detectar y prevenir la aparición de linfedemas en el cáncer de mama es, sin duda, la fisioterapia. Así lo señala la CPFCM en el día mundial contra el Cáncer. Los objetivos son varios y muy beneficiosos para los afectados en estas patologías.

Detectar un linfedema con fisioterapia

En este caso, un fisioterapeuta con experiencia puede, debido a sus síntomas, detectar un linfedema con el tratamiento de linfedemas tras cáncer de mama. Dolencias como dolor en la extremidad afectada, piel tirante, endurecimiento local y por supuesto el  hinchazón de la zona, ayudan a poder hacer un diagnóstico precoz.

Además, la CPFCM recomienda que durante todo el tratamiento haya un seguimiento, tanto de parte médica como, si existe, del fisioterapeuta asignado. Así pues, se hace imprescindible que el fisioterapeuta se ocupe de mover la zona afectada con rigor, tratar las cicatrices y la DLM (drenaje linfático manual).

Tratamiento de linfedemas con fisioterapia

De la misma manera, los pacientes de campos más específicos, como pueden ser las afectaciones en la zona genital, pueden disfrutar de las ventajas que ofrece la fisioterapia para estimular los músculos del suelo genital.  La zona del suelo pélvico, de forma clara, mejora con tratamientos adecuados. La estimulación extra-corpórea magnética o eléctrica, así como con la  biorretroalimentación. Los fisioterapeutas a cargo son una parte más que importante en este tipo de pacientes. Ellos decidirán, dependiendo de la afectación del paciente, los trabajos a realizar, de forma personalizada, adaptando las repeticiones o su intensidad en cierta medida a esas necesidades.

En estos casos, la fisioterapia relacionada con el tratamiento de linfedemas tras cáncer de mama, mejora la independencia de los pacientes, que según el  CPFCM, debe estar siempre presente en el cuidado de este tipo de patologías, de tal forma que, ayudan a mantener el control del dolor a la vez que implican al paciente a la hora de alcanzar objetivos durante los tratamientos.

Tenemos otro artículo relacionado con el tratamiento de linfedemas mediante fisioterapia.

Ejercicio durante el tratamiento de linfedemas

Estas sesiones de fisioterapia se pueden complementar con ejercicio, es algo fundamental e igualmente beneficioso para el paciente. Una de las soluciones a la fatiga crónica tan sufridas, sobretodo en enfermos de cáncer. Siempre supervisados por un fisioterapeuta, el cuál decidirá tanto los niveles de partida, dependiendo de la tolerancia del paciente,  como las modificaciones en la rutina, los puntos a incrementar o reducir, la frecuencia de las sesiones. De este modo, las sesiones de ejercicio deben ser personalizadas e impartidas por el fisioterapeuta y deberán adaptarse a las necesidades individuales de cada uno de los pacientes. Aunque las sesiones deben tener puntos comunes, ejercicios específicos como fuerza, flexibilidad para las zonas afectadas.