¿Quién tiene riesgo de linfedema?

Tras un cáncer tratado con cirugía en la axila para extirpar los ganglios o nódulos linfáticos de mama, existe el riesgo de linfedema. Cuando el cáncer ha sido tratado con cirugía y recibe radioterapia, incrementa el riesgo hasta el 20-25%. Los ganglios linfáticos que han quedado tras la intervención se alteran aún más con la radiación.

Cualquier persona puede padecer linfedema por el mal funcionamiento del sistema linfático.

El riesgo de un linfedema en una persona es impredecible, la única manera de bajar las probabilidades es asistir a las revisiones médicas pertinentes y evaluar la zona afectada.

El método de vida cotidiana es un factor muy importante.

Son varios los factores que pueden influir:

Extirpación de los nódulos linfáticos axilares

Cirugía y/o radioterapia sobre la axila

Cirugía e infección postoperatoria

Obesidad

Falta de movilidad

Vida sedentaria

Exceso de movimiento o movimientos mal realizados (ejercicios isométricos mal realizados, potenciar el brazo con peso excesivo y sin pautas correctas, etc.)

Prendas de vestir o complementos que compriman.