Obesidad y linfedema, su relación

Varios estudios han revelado que obesidad y linfedema, principalmente en piernas, están más ligadas de lo que puede parecer.

Desde hace años, se han realizado estudios a personas obesas, y los datos revelan que una gran parte de estos sujetos sufre de linfedemas.

Un linfedema se produce por la acumulación anormal de líquido en el tejido blando producido por una obstrucción  en el sistema linfático. Una persona con obesidad es muy propensa a sufrir linfedemas , ya que el peso adicional hace que se presione demasiado los ganglios, principalmente los ganglios de las ingles, afectando al sistema linfático. Esto da lugar a que se acumule el líquido, dando lugar a síntomas como piel más gruesa y más dura, piel enrojecida, más seca y más caliente al tacto, dando lugar a molestias a la hora de realizar movimientos y dolores.

Para prevenir esto es necesario bajar de peso y hablar con un especialista para tratar con todas las molestias que esto ocasiona los expertos en linfedema podemos tratar los linfedemas, aplicando los mejores metodos para ayudar a dirigir el líquido linfático y así evitar que se acumule y tapone en ciertas zonas, reduciendo visiblemente el dolor  y la hinchazón de la zona afectada.