Este miércoles, 6 de marzo de 2019, se celebrará el Dia mundial del linfedema.

Desde el año 2008, las asociaciones de pacientes de distintos países celebran de forma coordinada cada 6 de marzo el Día Mundial del Linfedema.

En el Congreso Internacional de Linfología del año 2013, se determinó que en esta fecha se celebrará el Día Mundial del Linfedema con el objetivo de dar a conocer esta enfermedad a la población en general y concienciar de la importancia de recibir los tratamientos adecuados.

Linfedema:

El linfedema consiste en la acumulación anormal de linfa en distintas zonas del cuerpo.

Afecta a uno de cada 6.000 niños, estimándose en torno a 800.000 casos en España, 14.000.000 en Europa y 500.000.000 en todo el mundo.

Una de cada 30 personas en el mundo padece linfedema.

Prevención de su aparición:

La Fisioterapia y tu fisioterapeuta pueden ayudarte en la prevención de su aparición y en su tratamiento.

Los pacientes con mayor riesgo de sufrir linfedema son:

    1. Pacientes de cáncer a lo que se han extirpado ganglios de la axila o de la ingle.
    2. Pacientes de cáncer que han recibido tratamientos de radioterapia en axila o ingle y que desarrollan esclerosis ganglionar.

¿Cómo prevenir el linfedema?

Las medidas preventivas para evitar la aparición del linfedema son fundamentales.

Una vez que se establece el linfedema no existe un tratamiento curativo eficaz:

  • Protege el brazo o la pierna. Evita lesionarte la extremidad afectada. como los cortes, raspaduras y quemaduras pueden promover las infecciones.
  • No levantar pesos excesivos con los brazos.
  • Evita la ropa ajustada. Evita cualquier prenda que pueda presionar el brazo o la pierna como las prendas ajustadas.
  • Cuidarse muy bien las heridas, quemaduras, picaduras de insectos, aunque sean superficiales.
  • Protegerse las manos con guantes para realizar tareas domésticas como planchar, jardinería, bricolaje, etc..

Síntomas:

Los síntomas comunes asociados al linfedema son la pesadez, calor o enrojecimiento de la piel, una sensación de piel tirante y una menor flexibilidad de las articulaciones comprometidas, así como cambios en la sensibilidad o aumento del tamaño del miembro afectado.

La hinchazón producida por el linfedema puede comprender desde cambios leves apenas visibles en el tamaño de las piernas o de los brazos hasta cambios extremos que dificultan el uso de las extremidades, por ejemplo.

Conoce los tratamientos en Barcelona.