Linfedema en el brazo, cómo tratarlo

Un linfedema en el brazo es la acumulación de un líquido rico en proteínas (linfa) en las extremidades. Está acumulación se debe a que el volumen de linfa excede el límite de drenaje de la misma. Este tipo de enfermedad es muy común tras realizar el tratamiento del cáncer de mama, ya que se manipulan los ganglios linfáticos para extraer el cáncer. Los encargados de realizar el tratamiento para esta enfermedad son los fisioterapeutas, y lo hacen realizando drenajes linfáticos manuales y medidas de contención y compresión.

El tratamiento de un linfedema se divide en dos fases con cuatro medidas fisioterápicas. Fase 1 o de descompresión y fase 2 o de mantenimiento:

Fase 1 o de descompresión

  • Cuidados higiénicos de la piel: Se ha de mantener una correcta higiene de la piel, ya que al aumentar el volumen del brazo ésta se distiende y se vuelve más delicada. Para ello se han de emplear jabones neutros y cremas hidratantes.
  • Drenaje linfático manual: Este drenaje ha de ser realizado por un fisioterapeuta con experiencia en drenajes linfáticos manuales, con el objetivo de reabsorber el linfedema y la reactivación da la circulación linfática superficial.
  • Vendaje compresivo: Es paso fundamental en el tratamiento del linfedema, el vendaje se ha de poner inmediatamente después del drenaje manual y no ha de causar molestias en el brazo; además, se ha de mantener firme incluso después de realizar alguna actividad física.

El objetivo del vendaje es incrementar la absorción de linfa en los tejidos, disminuir el flujo del sistema venoso y aumentar su retorno. Durante este proceso, el fisioterapeuta ha de indicar al paciente como se ha de poner el vendaje, ya que este tendrá que ponérselo durante la fase de mantenimiento.

  • Contraindicaciones del drenaje y del vendaje: Infecciones tanto generalizadas (gripe, bronquitis) como locales (linfangitis), trombosis o tromboflebitis en el brazo afectado, lesiones en la piel como ezcemas o dermatitis y afectación ganglionar por el tumor.

Fase 2 o de mantenimiento

  • Medidas de compresión: Se utilizan medias de compresión que han de estar adaptadas al tamaño del brazo y han llevarse siempre puestas durante el día.
  • Ejercicios: Se han de realizar los ejercicios realizados durante la prevención del linfedema y con las medias de compresión puestas para conseguir mayores beneficios.
  • Cuidados higiénicos de la piel: Una vez instaurado el linfedema se han de extremar los cuidados de la piel para evitar posibles infecciones.

Esta noticia es puramente informativa, si usted padece un linfedema, le recomendamos que se ponga en contacto con nuestros especialistas haciendo clic aquí para proporcionarle la ayuda necesaria.